Historias

Mi vieja guitarra tiene un nuevo hogar

Ahora es de Laura.

Laura fue la primera en responder a un aviso que publique en la web diciendo que regalaba mi guitarra.

Después de la típica desconfianza y un lapso de incredulidad por no haber pedido nada a cambio (ella creía que la estaba jodiendo y que capaz sea un secuestrador) se decidió. Confió en un desconocido y viajó desde Ñemby 2 horas en bondi, con este calor, para encontrarme.

Laura toca la guitarra hace 1 año y medio y esta muy emocionada. Su agradecimiento fue infinito, su sonrisa y felicidad fue algo que no pudo ocultar y me termino contagiando.

Que mejor que regalar algo tan lindo como un instrumento musical? Sea cual sea el género que toque, no me cabe duda que de esa guitarra va salir un efusivo torrente emocional, porque, la música, endulza el alma.

Todo lo mejor para ella.

#randomactsofkindness #sharethelove

(Foto enviada de Laura sin retocar)

lauratocando