Ignominia: caso número 2

Que se refresque con sus propias ideas, si es que puede. Ya son tres días; a la semana abro la puerta para ver el estado de ese desgraciado. Le doy el lujo de la elección, mi hermana no tuvo opción cuando él la privo de aire como intento de rescatarse de su estado etílico constante. Puede morir deshidratado, o de un disparo bien o mal colocado. Las opciones hacen a la vida, y yo siento que estoy siendo demasiado buena con él, que me lo agradezca desde el infierno.

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s